lunes, 29 de julio de 2013

#futuroINSS: el INSS descalabrándose por una dinámica fatal

En lugar de ir más por las ramas, ahora voy al tronco por medio de una sola gráfica, ojalá accesible para todo el mundo interesado. La gráfica se basa en el Anuario oficial del INSS para el año 2012.

Ya conocemos la formula simplificada de liquidez para el INSS, o sea cuanto deba ingresar para que se pueda pagar.

ju*pepm [+/- exdef] = ac*appm – gop [+in +apes]

Donde ju es la cantidad de jubilados, pepm la pensión promedia, exdef excedente/déficit, ac la cantidad de afiliados, appm su aporte promedio, gop el coste de operación, in ingresos por interés, apes el aporte del estado.
Ya hemos tomado conciencia que el lado izquierdo de ésta ecuación –lo que se paga en pensiones- y el lado derecho –lo que se cobra a los que coticen, menos gastos operativos- tiene que estar en principio balanceados, sino –en particular si se paga más que se cobra- habrá déficit, que a la fuerza se tendrá que cubrir de otros lados.

Ahora bien, lo que importa entonces NO son valores absolutos sino los cambios relativos año tras año, tal que una variación al lado izquierdo tiene que estar acompañado por un cambio similar al lado derecho. Por tanto, da igual si pongamos todos los valores en 1 para un año de referencia –en éste caso el año 2004- y veamos como el valor de cada elemento se ha cambiado del 2004 hasta el 2012.

drama inss

Comenzando en la gráfica desde arriba, observamos que HOY se paga 4.51 veces en suma total de pensiones –solo pensiones del IVM-, pero que la suma salarial de los afiliados permite solamente cobrar 3.73 veces lo que se cobró en el 2004.

ESTO ES INSOSTENIBLE, nadie puede pasar de un gasto de 100 C$ a un gasto de 451 C$, cuando sus ingresos solamente suban de 100 C$ a 373 C$, faltándole por tanto 78 C$ para llegar a su nivel de gastos.

Para los subjetivos, los críticos, los políticos y los mágicos: esta brecha NO es culpa específica de éste gobierno en especifico, ni se debe a costos de administración demasiados altos, ni inversiones mal hechas ni quiera a desvíos ni desfalcos ni robos, sino a la ineludible transición demográfica por un lado –que hace que crezca rápidamente la cantidad de adultos mayores-, y al desde cualquier punto de vista completamente insuficiente desarrollo de la economía pro el otro lado.

Lo demás –lo que sospechan los mencionados- viene ENCIMA complicando la situación aún más, pero aún resolviéndolo por completo, NO se resuelve el problema de fondo: una creciente brecha entre ingresos y egresos del INSS.

Ya sabemos, que la suma pagada en pensiones se multiplicó por 4.51 pero que la suma sobre la cual se cobra solamente por 3.73, o sea una brecha ya a corto plazo –que corto veremos en la próxima entrega- INSOSTENIBLE, menos aún si se ampliase esa brecha cargando al INSS también el pago de la justa pensión reducida –lado izquierdo- sin que se le aumentase en forma proporcional los ingresos por el otro lado de la ecuación.

Para el análisis recordemos que en ambos lados tenemos productos: al izquierdo el producto entre el número de jubilados y la pensión promedia, al derecho el número de asegurados por el salario promedio.

Regresando a la gráfica, observamos que la pensión promedia ha crecido por el factor 2.76, pero el salario promedio solo por el factor 2.09. Ya hemos tratado éste fenómeno en una entrega anterior: la pensión regular está acoplada al salario mínimo y los salarios mínimos –véase las estadísticas del BCN- han crecido más rápido que los salarios promedios.

Hay otro elemento más: el INSS se ha extendido, pero hacia sectores salarios más bajos mientras llegan a su edad de jubilación personas como yo con –en los rangos del INSS, que llega hasta 1,500 US$- salarios altos. Eso podemos ver más abajo en la misma gráfica: al final hoy hay 1.79 veces más asegurados y solo 1.63 veces más jubilados, o sea ligeramente se afiliaron más nuevos cotizantes que haya nuevos jubilados.

Hay otro dato interesante, que sostiene lo anterior: el número de empleadores crece del 2004 al 2008 por un 44%, para continuar del 2008 al 2012 con un crecimiento por un 33%. Como tanto una empresa ZF con 2000 empleados cuenta como UN empleador como una micro-empresa con 5 empleados, el crecimiento se debe en gran medida a la expansión de las MIPYMES formalizadas y la extensión del INSS hacía éstas.

Pero veámoslo aún más de cerca: el número de jubilados muestra un crecimiento por un 22% del 2004 hasta el 2008 y del 2008 al 2012 un 33%, crecimiento creciente precisamente por la transición demográfica: mas adultos llegan a la edad de jubilación y los adultos mayores aún disfrutan –ojala- mas años de vida como antes.

Aquí nos referimos como jubilados solo a los que reciban una pensión por vejez del INSS. De hecho el INSS paga en este mismo reglón también pensiones por invalidez total y parcial así como pensiones a sobrevivientes –viudas, huérfanos, padres dependientes-. La gráfica muestra entonces también la variación en la suma de todos los pagos,  en lo que se le paga a estos otros beneficiados y por ende la variación en el número de beneficiados.

Ahora el número de afiliados creció del 2004 al 2008 por un 42% -esto coincide probablemente con la fase expansiva de las Zonas Francas-, pero del 2008 al 2012 solamente por un 26%, esto es 8% MENOS que el crecimiento del número de jubilados en el mismo tiempo.

Si regresamos a las curvas para la suma de pensión y la suma salarial, vemos el efecto combinado: hasta el 2008 la suma salarial crece aún más rápido que la suma de las pensiones, pero del 2008 en adelante se dispara la suma de las pensiones, quedándose rezagado la suma salarial.

Resultan 3 preguntas al respecto:

  1. ¿Cómo se metió el INSS en esta dinámica fatal? ¿Nadie se dio cuenta a tiempo?
  2. ¿Cómo logró a sostenerse hasta éste momento y cuáles son las perspectivas?
  3. ¿Qué se pueda y se deba hacer al respeto?

Cabe señalar que estos son solamente los problemas mas cercanos, una pequeña tempestad, el huracán categoría 6 vendrá después y ya se está formando con rumbo a Nicaragua.
Pero para entender esto, tenemos que mejorar aún bastante más nuestro modelo y entendimiento del cómo funciona el INSS más como su funcionamiento fatal corresponde al diseño original agravada por las buen intencionados pero mal calculadas y mal implementadas reformas después.